Buenos hábitos

Salud física. El primer paso para conocerte a ti mismo.

Empieza un buen hábito

Esta última semana la gente que me ve me dice -oye, te veo bien… estás fuerte… adelgazaste no? ya me estás contando cómo c**o lo hiciste-.

Existe una estrechísima relación entre la salud física y la salud mental. Espero que te sirva mi caso. La verdad que el cambio espectacular lo hice a nivel -digamos– cerebral y emocional, pero el principio estuvo motivado por el cambio de actitud y la constancia en el deporte que mejoraron mi estado anímico.

Hace exactamente un año, me rompo el hombro (huesos y musculatura) y costillas haciendo deporte de riesgo –Vamos, el estúpido en Quad-.

A las pocas semanas mi hombro parecía mi muñeca. El músculo había desaparecido y aún un mes después, no podía ni levantar un vaso con agua. Me habían literalmente reconstruido el hombro.

Por suerte, poco a poco empezó a tener mayor movilidad. No obstante me comencé a obsesionar. La recuperación vino recién al 3er mes, cuando empecé con tratamientos, aún así sin poder extender el brazo hacia arriba -y hacia la espalda ni te cuento-. Tenía una placa metálica de 16 cms que unía mi clavícula con unos tornillos muy monos que hacían un -cri-cri- peculiar.

6 meses después pido que me extraigan ya la placa porque me molestaba. Pero yo ya había empezado a hacer mi ejercicio diario particular para acelerar la mejora de la movilidad y la placa no me lo dejaba hacer. A mediados de febrero por fin ya no tenía placa, pero como no podía hacer prácticamente nada con la parte superior de mi cuerpo –en plena cicatrización-, empiezo a hacer bicicleta -el médico muy amablemente me dijo que el accidente me había jodido un tornillo y no de la placa, ya del riesgo que corría si me volvía a caer en cicatrización-.

Por cierto un cirujano EXCELENTE que lo recomiendo, a todo el equipo médico del Doctor Fraguas, el mejor.

Bien, con la bici, objetivo no tenía. Simplemente un poco más cada día. Un poco más rápido, un poco más lejos… 3 veces a la semana y a veces sólo dos, turnándolo con yoga y estiramientos. Empecé con 10 kms que eran suficientes para acabar con la lengua fuera.

Luego ya iba desde el Hotel W a Montgat, paraba en la playa, comía, disfrutaba el momento de tranquilidad y volvía. Son unos 30 kms.

A la tercera semana llegaba hasta Masnou y cada vez lo hacía más rápido. Ya no paseaba. El último fin de semana, ya hice bici de montaña, con 600 metros de pendiente a lo largo de un trayecto de 15 kms en sólo 27 minutos. Eso sí, durante dos días no podía sentarme en condiciones, pero el reto estaba conseguido en menos de lo esperado.

Entonces me hice un programa que aún estoy cumpliendo.

5 meses, 5 grupos musculares. 1 por mes.
Continuar leyendo …