Por que triunfan las startups

BrainCoachingEntrepreneurs

¿Por qué fracasan las startups?

Una startup es como un coche . Sin gasolina te va a tocar empujar. – Rudy Bianco

Mi padre me compartió un artículo muy interesante de La Vanguardia a altas horas por la noche de hoy. Malo fue haber leído el titular antes de ir a dormir, porque ya no me fui a dormir hasta no dejar mi comentario. El título es ¿Por qué motivos fracasan las startups?

Y mi cabeza dijo, “¿de verdad que alguien tuvo huevos de decir que tiene la clave?”.

Y me encuentro una entrevista a un inversor -que jamás emprendió un proyecto- diciendo el por qué una startup fracasa. Más allá de que parece uno de esos chistes malos en los cuáles empiezan con un “Esto son un alemán, un americano y un español …”, hay que admitir que como emprendedor, debes de hacer caso cuanto antes.

Sí, sea malo o bueno, duro o no, emprender es escuchar más que hablar. Sí, escuchar. Ya sé que te gusta hablar, pero escucha. Es fácil decir el por qué, cuando ya pasó y hacer un artículo. Pero hay que entender que si vas a emprender y quieres crecer, tus necesidades pasan por entender quien será tu socio en el futuro y que te podrá aportar.

Si picas al link que lo repito ¿Por qué motivos fracasan las startups? verás el artículo.

No creo que haya una razón más clara que ésta, el motivo de fracaso de una startup

 

Ser emprendedor es realmente duro y que un inversor te diga porque puedes fracasar –deberías de hacer caso– antes de empezar. Da igual si es o no de tu agrado, escúchalo, entiéndelo y asúmelo.

Qué es lo típico:

  1. Tengo un idea
  2. Me mola
  3. Se la comento a 3 o 4 amigos.
  4. Les mole o no, si a mi me mola mucho la hago.

Desde mi humilde opinión, la razón principal no es la validación, ni la sobre inversión, ni la falta de foco, ni siquiera la falta de inversión. La realidad de lo que tiene que hacer un emprendedor para no fracasar, es verse empresario desde el minuto 0.

Definición de una Startup

 

¿Te ves como emprendedor o como empresario?

Pero por otro lado, por suerte la gran mayoría de los emprendedores desconocen la realidad del ecosistema inversor, o al menos creen que la pueden esquivar. Ojalá 3 sencillas reglas hagan el éxito. La realidad es más dura y debes aprender con hostias. O con pañales como bien escuché a Lavin -una joven promesa emprendedora- “porque te vas a cagar”.

Quizás debería de haber menos mentores y más inversores que den consejos

Te lo digo con otras palabras: ¿Crees que te puede enseñar a operar a corazón abierto una enfermera?

Esta claro que tener una idea, ilusión y aguante no lo es todo. Debes saber lo máximo posible antes de cagarla. Porque da igual cuanto sepas, hay alguien que sabrá más. Así que la mentorización es más que necesaria. Alguien que te haga pensar y razonar. Eso es para mi parecer un mentor.

Un mentor que no es inversor, ni deberías tomar sus consejos como reglas. Lo que puede es darte guías. El mejor consejo lo recibes del propio inversor. Es como ganar clientes, el que mejor te aconseja es tu propio cliente. A él es al que tienes que convencer para que ponga dinero, así que lo que el diga va a misa. Da igual si estás o no de acuerdo. Si buscas su dinero, hazle caso. Sino, busca otro que ponga dinero. Lo que no debes hacer es creer que un mentor tiene la clave mágica para que tu levantes dinero. Si un mentor cree en tu empresa que “ponga dinero”, en vez de darte consejos que son gratis.

Si quieres saber que necesitas para que te inviertan, pica puertas de inversión, escucha a ellos. Pero claro, sólo escucha a quien entiende tu negocio y pondría dinero en él. Los demás son opiniones gratis.

Si quieres empezar por un sitio, empieza por Quora, ahí tienes todos los consejos gratis que quieras. Y si no encuentras el tuyo, escribe una pregunta.

 

“Si tuviera que tomar en cuenta sólo un consejo que me ha guiado a lo largo de la vida, ese sería el que me dio mi abuela, Nellie Molonson. Para ella siempre fue importante que yo entendiera que en el camino hacia el éxito no hace falta culpar a los otros cuando se falla”. –

T. Boone Pickens, Presidente de BP Capital Management

Entiende tu ecosistema y deja de guiarte por el de Silicon Valley

 

Europa dista de ser innovador y arriesgado en inversión, ni early adopters en compra de productos. Así que si vas a emprender o estás emprendiendo y ves que se está haciendo más duro de lo que creías, olvídate de una app que revolucionará el mundo, un software que hará que Google se cague en los pañales o una idea revolucionaria que -no quieres contar a nadie porque es tan buena que te la van a copiar-.

Lo primero, es posible que tu app sea revolucionaria – y? . O que Google se va a cagar y corra a comprarte – de verdad ? -. Y la última, si tu idea es copiable rápido, entonces quizás no es tan buena. Puedo estar horas escribiendo sólo sobre estos 3 puntos, pero me iría de concepto.

Volvamos a lo de Europa que no arriesga ni compra una idea. Como ves no puse España, para que no te excuses en eso. Por ello las grandes inversiones se dirigen hacia valores probados y seguros -copycats-. El emprendedor debe entender que el inversor europeo es un banquero. Así que si crees que vas a montar tu empresa con dinero de inversión, primero ves a un banco y pide un crédito. Hazte una idea de los requisitos y así verás si los puedes cumplir con tu proyecto/idea/ilusión.

Hoy en día es más fácil sacar un crédito que recibir una inversión. ¿Lo dudas?

Hoy llamas a Cofidis y en 24hs sabes si recibes el dinero o no. En cambio, el camino de la inversión es: requiere de un proceso de selección, MVP, validación, pitches, presentaciones, PPT, PDF, socios, co-fundadores, advisors y sobretodo una idea cojonuda, mejor que la competencia y que ya tenga indicios de tracción y crecimiento.

La realidad es que debería de haber menos startups y más empresarios. Gente que monte negocios y no ideas.

Pero por suerte, esa no es la realidad. Aún existen las ilusiones y existen los emprendedores que buenos o malos, listos o tontos, impulsan su idea contra viento y marea y en vez de asumir la realidad que les afronta el mundo, quieren escribir su propia realidad.
Casi cada empresa que conocemos que se ha hecho multi-billonaria, lo que menos hicieron al inicio es hacerla rentable. Y por ello un emprendedor nace con esas falsas expectativas. Que el va hacer algo que no necesita ser rentable, porque la inversión cubrirá eso. Que no sea rentable no quiere decir que no tenga validación. Conozco varios emprendedores que miran a los unicornios como -digamos- alcanzables: “que suerte tuvo el de -ejemplo- Instagram, mil millones!”. Yo no creo que sea -suerte-. Tener -si no recuerdo mal- 30.000.000 de usuarios activos en poco más de un año y una inversión inicial de 50 Millones de dólares, no se puede llamar -suerte-.

Las estadísticas dicen que tienes igual de posibilidades de ganar la primitiva que de hacer una empresa de los mil millones. Igual de posibilidades es un decir. Está claro que es más fácil la primitiva. ¿Cuantas empresas de mil millones conoces en España? Si crees que es sólo España, ok, ¿y en Europa?

A mi entender es todo una suerte que el que tiene una idea sea desconocedor de la realidad y se ponga el mote de emprendedor y se lance. Un emprendedor debe ser un motivador motivado, un ilusionador ilusionado y un luchador incansable. Porque a la que pierdes eso, da igual si tienes o no dinero.

 

Quizás si quitásemos el mote inversor/angel y le pusiéramos banqueros y a los emprendedores le llamásemos empresarios, ya no fracasarían 4 de cada 5 empresas.

Quizás la razón de que una startup fracasa, no sea la validación.
Quizás una startup fracasa porque el emprendedor debe empezar solucionando un problema y cobrando por él, y cuando haya más de uno que le pide esa solución, sea momento de crear una startup y NO AL REVÉS.

Si quieres hacerlo bien:

  • No empieces una startup dedicando tu 100%, empiézala como un hobby, quizás dedicando un 10% de tu tiempo.
  • Haz que facture o no, pero sobretodo haz que alguien más que tú crea en ella.
  • Cuando tengas ese alguien que te aporta lo necesario para dar el salto, ahí será cuando le pongas el 100% restante de tu esfuerzo.
  • Sí leíste bien, no me confundí el número, sí 110%, porque el 100% no es suficiente.

 

Pero por suerte, no me harás caso. Le pondrás huevos, un montón de horas y pasión, que gracias a eso, a personas como tú, el mundo avanza y el futuro es tan emocionante, porque tú no te quedas esperando que los demás lo escriban.