Brain

Hamster Wheel. El futuro que has elegido -o que más bien crees haber elegido-

Si crees que el futuro está escrito, es que quizás lo esté para tí.

¿Alguna vez te has planteado cómo has llegado a donde estás y hacia dónde te diriges?

Muchas veces decimos, -es que las cosas siempre me salen mal- o directamente, -¿por qué a mí?-

Pero, ¿te has realmente planteado qué quiere decir bien?. Cuando piensas en futuro, ¿qué te imaginas?

Sé que empiezo el post con demasiadas preguntas, pero es la situación que me ha llevado a esta increíble técnica. El descubrir que realmente no tenía claro hacia dónde iba. Aunque yo creía que sí -seguir los pasos de Bill Gate, jubilarme jóven y disfrutar la vida-.

Creo que es el idílico de muchos, pero yo realmente lo intenté. Es el caso que como había hecho dinero, bastante, antes de los 25, fue ahí cuando subí el listón y dejé literalmente de vivir para trabajar. Pero a veces la vida te da una ostia bien dada y te dice -oye, ¿qué estás haciendo?- y es cuando ves que lo único que necesitas para vivir es, comer, beber y dormir -y alguna cosa más :-)-. Todo lo demás son lujos.

Si aprendes a entender eso, acabas de comprender la frase – You are in a Hamster Wheel my friend-. Increíble frase de mi amigo Kim que fue una de las primeras cosas que recordé tras mi accidente y pérdida de memoria.

Todos tenemos nuestra rueda de Hamster personal. La rueda de la vida que es la dirección que alguna vez hemos tomado.

Te recomiendo que ahora que estás leyendo este post y has llegado hasta aquí, y puede que te intrigue saber cómo encarrilarte hacia una vida completa y de felicidad interior. Es bastante sencillo este ejercicio, y te puedo asegurar que realmente funciona.

Escribe en un papel lo que deseas en este año. Apunta 3 frases que definirían este año ideal. No pretendas cambiar tu vida, ni el mundo que te rodea, simplemente hazte la pregunta a ti mismo de qué haría un poquito más de felicidad a tu vida y hacia dónde quieres llevar tus próximos 10 años.

Se trata de entenderte a ti mismo. De entender lo que realmente quieres y por qué lo quieres. Entender hacia dónde va tu futuro. Entender en qué cosas estás perdiendo el tiempo que no te llevan hacia tu futuro.

Esas tres frases, léelas cada noche y cada mañana. Verás como pronto tu vida empieza a estar llena de nuevas -casualidades-.

Qué cierta es esta frase:

  No hay viento favorable para el que no sabe su rumbo  Lucio Anneo Séneca

Te cuento mi caso y creo que te va a sorprender.

En enero estuve casi 3 semanas buscando una App que pudiera hacer lo que necesitaba para encarrilar mi vida. Frustado dije -al final la voy a hacer yo-. Ese mismo día vi una publicidad de -Curso práctico haz tu app en 6 semanas-. La compré y dije, -qué casualidad-. Pero no tenía tiempo y la guardé.

Semanas más adelante, me pongo con el curso y me digo, -puf, esto no es dos días, tiene que haber una App que lo haga-. Nada, que me volví a frustar. Necesitaba la App, soy una persona realmente ocupada, sin reminders, se me pasa.

Ahí fue cuando 3 semanas después tenía una App para mí. La mostré a unos amigos y me dijeron -cómo la descargo-. Um, -qué la quieres?-. Sí claro, está bien. Ahí me puse en serio.

Sigo realmente ocupado pero casi la tengo acabada para ayudar a mucha gente, pero estando retrasado decido empezar este blog. Llevo aconsejando a amigos y familiares los 2 últimos meses y con excelentes resultados, he dicho el martes pasado -voy a escribir un blog, así aconsejo a bastante más gente que no puedo verme con todos-. Como sabéis el miércoles ya estaba online.

Este domingo he mirado mis escritos para ordenarlos un poco y descubrí que llevaba 46 hojas. ¿¡Cuarenta y seis hojas!? Me sorprendí tantísimo, que consulté a varios amigos expertos en edición de libros, meditación e incluso otros emprendedores como yo.

Hoy ya tengo un nuevo futuro, escribir un libro.

Y estas son las –pequeñas casualidades– que te comento.