CoachingEjercicios Prácticos

Emprendedores de éxito. Claves para dominar el estrés y ser más productivo. Parte 2

meditacion-startmyday

Este artículo es la continuación de Claves para dominar el estrés y ser más productivo. Parte 1

Nuestra necesidad por dominar el estrés, a veces nos lleva a cometer errores que no cometeríamos si estuviéramos centrados. Son aquellos que cuando pasan pensamos –pues claro! seré #%$&@#$!-.

 

El impulso. ¿Quién domina a quién?

 

La improvisación es la chispa de la vida. Sin planes, conducir hasta un hotel perdido en la montaña con tu pareja o un amigo y hacer algo nuevo, hace que nos sintamos vivos y nos llena de energía.

Pero improvisar con nuestro futuro es, quemarnos. Las personas impulsivas -yo soy uno de ellos-, lo tenemos más complicado a la hora de planificar nuestro futuro sin actuar de forma impulsiva cuando tenemos situaciones de estrés.

Entonces, volvamos a la suposición. Tenemos una situación -estresante-, algo que no sale como esperamos. Se acumulan los problemas. Parecen las velas de cumpleaños que intentas apagar y se vuelven a encender.

Pues bien. Respira hondo, bebe agua, sal a caminar. Aleja tu mente de los problemas. Necesitas estar off y ver las cosas desde otra perspectiva. Aunque suene a ciencia ficción.

Controla la desesperación, el desconcierto, las ganas de dominar el resultado y concéntrate en darte un consejo objetivo de que debes hacer para resolverlo. Si el problema va más allá, que no depende exclusivamente de ti, sino de otros dos mil factores, deja eso para tu -yo interior- que busque la solución.

Vayamos a un ejemplo.

Tienes que hacer algo urgente para dentro de un mes, pero te ves que no te sale y el tiempo te apremia.

Te recomiendo apuntarlo a en tu calendario o agenda que lo tienes que revisar dentro de una semana y lo olvidas. Sí, leíste bien, te despreocupas de tu urgencia y la olvidas.

Ahora, apuntas en tu -lista de deseos-, el resultado que esperas de ello.

Si te suena a chino la -lista de deseos-, lee este artículo que la explico:

Hamster Wheel. El futuro que has elegido -o que más bien crees haber elegido-

 

Cuando lo tengas en tu lista, léelo conjuntamente con tus otros deseos cada mañana y cada noche. Imagina un resultado óptimo de ello. Transmite a tu subconsciente lo que comúnmente llamamos buenas vibraciones, pero en ningún momento pienses soluciones, ya las pensarás de aquí a una semana.

 

El objetivo. Controlar la situación.

 

No es transformarte en un psicópata sin sentimientos –haciendo referencia a la primera parte de este artículo que hablaba de la indiferencia-. Ni tampoco en un despreocupado de los problemas. Se trata de aprender a afrontar los problemas de modo objetivo. Es algo que sueles ver en las películas policíacas, donde al protagonista -policía- lo apartan del caso por su estrecha relación personal.

 

Pues tu igual con los problemas. Trátalos de forma objetiva y racional y encontrarás siempre una solución.

 

Quizás eres una de las personas que trabaja bien con la presión. Pero la presión es positiva cuando tu mente sólo tiene 1 cosa que solucionar. Y es altamente negativa cuando tienes más de 2 incertidumbres y se suele bloquear o cometer errores.

 

Quiero acabar diciendo que los impulsos no siempre tienen connotación negativa. -cariño, te quiero, dame un abrazo-, -felicidades-, -Dios! qué bien dibujas hijo!-, -vamos a hacer algo tú y yo ahora mismo, vámonos-.

 

¡Disfruta del momento!


Como siempre, dime ¿qué opinas?