BrainCoaching

6 Sencillos Pasos Para Cambiar Tu Suerte

Empieza tu año con alegría

[ Extracto del libro Escribe Tu Futuro – Rudy Bianco ]

Cada final de año todos intentamos hacer una lista de lo que nos gustaría conseguir para tener un año mejor que el anterior. Aunque hagamos la lista a conciencia, posiblemente al cabo de unos días ya no la recordemos.

En mi caso particular, al inicio de 2015 necesitaba un verdadero cambio, así que me esforcé por pensar en positivo sobre mi futuro y escribirlo en 3 frases. 3 deseos por cumplir en ese año, con el objetivo de estar un poquito más feliz.  Y no creas que fue fácil tener la lista con 3 deseos.

Finalmente, ya teniendo claro que quería de ese año, ahora sólo necesitaba saber cómo cumplirlo. No tenía fuerza de voluntad y mi cerebro parecía bloqueado por los problemas, necesitaba buscar alguna alternativa posible.

En una de las clases de motivación personal que asistí, hablaron de la visualización. El imaginarse a uno mismo logrando una meta, de la cual si consigues vivirla y desearla con mucha fuerza, tu deseo se cumpliría.

Ten cuidado con lo que deseas, porque es posible que se cumplaProverbio chino.

Visualización. Interesante. Todos escuchamos a hablar de ello alguna vez. En mi caso, me dio la suficiente curiosidad para asistir a clases de visualización guiada.

 

Me encontré a mi parecer, con una clase de meditación más que de motivación. No veía claro cómo sólo con imaginar, iba a convertirse en realidad. Aún más, con mi estado anímico actual me resultaba imposible visualizar ese futuro ideal y creérmelo. Y si llegaba a imaginarlo, veía al poco que no se cumplía y me frustraba.

Así que todo eso de la ley de la atracción, visualización y el libro “El Secreto” me parecían más ciencia ficción que otra cosa.

Estudiando la razón científica

Habiendo tantísimos casos positivos e incluso cercanos a mí, empecé a investigar en mi tiempos libres, más a fondo el hecho desde una perspectiva racional y científica.

¿Podía haber algo que yo hacía mal? ¿Será falta de imaginación?

Lo primero que me sorprendió investigando, es descubrir una base científica detrás de esa técnica semi-espiritista. Llego a un artículo científico que, tras estudiar a decenas de grupos de personas rezando, habían descubierto que esas personas en su estado de meditación, emitían una energía que era posible de detectar y medir con instrumental. Surgían teorías pseudo-científicas, sobre el estado de concentración por el cual se unen varias personas en un mismo objetivo y pensamiento, logran conectar sus energías interiores creando una única, basándose en la utilización de la parte subconsciente de nuestro cerebro.

El dominio de la parte no consciente de nuestro cerebro, es la misma base del estado de la meditación. Una de las técnica más extendidas en el mundo occidental es Mindfulness, conciencia plena. Es un estado de relajación por el cual aumentas la percepción sensorial consciente permitiéndote acceder a otras partes de tu cerebro no tan conscientes y visualizar lo que pasa en tu cerebro sin interactuar directamente con los pensamientos.

Investigando más, me topo con un debate científico sobre el verdadero uso del cerebro. Siempre se habló que utilizamos una pequeña parte, aproximadamente un 10%. Y que el resto no hemos evolucionado para utilizarlo. Pero este artículo desmitificaba este hecho.

El Dr. Anjan Chatterjee, profesor de neurología de la Universidad de Pennsylvania, decía:

“Es completamente un mito que me gustaría saber quién lo ha creado o de dónde viene. Nosotros utilizamos todo nuestro cerebro. Pero no como creemos. La mayor parte de lo que nuestra mente hace no es consciente.

Es imposible saber el porcentaje de cada parte. Pero sí que sabemos, que la mayoría de nuestras acciones son casi automáticas. “

En la entrevista se le preguntaba al doctor Chatterjee, si era factible crear una pastilla que desbloqueara el 100% del cerebro, como ocurre en la película “Sin límites” de Bradley Cooper. En donde el protagonista toma una pastilla que le hace ser la persona más inteligente del planeta, pudiendo desarrollar capacidades extrasensoriales e incluso predecir el futuro.

“Es verdad. Esa película es ciencia ficción. No obtante existen técnicas probadas de meditación y relajación, que nos permiten acceder a partes de nuestro cerebro no tan conscientes o incluso crear métodos de autocuración.”

Así que ya tenía una pista. Había mucha parte de mi cerebro que estaba tomando las decisiones por mí, aunque yo creía que era totalmente consciente de todo lo que hacía. Grave error.

Ahora sentía curiosidad por saber si se podía utilizar esa parte del cerebro en mi beneficio. Y de caso de poderse, descifrar el cómo.

El 90% del cerebro que crees que no usas, ¿quieres usarlo?

[…]

¿Te causa intriga? Antes de continuar copiando del libro tal y como es, prefiero ir al grano para ayudarte a empezar este año con buen pie.

Todos tenemos problemas. Nadie se escapa de ellos. Sólo los inteligentes transforman un problema en una oportunidad.

Define lo que quieres de la vida.

¿Te has realmente planteado, qué quieres de la vida? Hablo de realmente, no lo que todos decimos, salud, mucho dinero y amor. Parar de hacer lo que haces día a día. Desconectar del entorno y ver desde fuera cómo es tu vida.

¿Crees que tus objetivos de hace 10 años y los que ves a día de hoy son distintos?

Mira tu vida con retrospectiva. Analízala un momento. ¿Qué hacías hace 10 años? ¿Qué querías de tu vida?

Hace 10 años, no había crisis. No se hablaba de problemas económicos. Quizás tenías más cosas que ahora, o menos. O estudiabas una carrera que ahora acabaste y estás trabajando. Sea lo que sea, si ves lo que buscabas de la vida antes y lo que buscas ahora, ¿crees que es distinto?

Por eso en un post pasado comentaba el hecho de nuestra rueda del Hamster.

Te reto a que este año lo empieces distinto.

Te transmito la experiencia real de algo muy sencillo, que funciona, que puede cambiar tu vida en pocos días. No pierdes nada por probar, el “no” ya lo tienes, así que, ¿qué tal si buscas un cambio? Si no lo intentas, no lo sabrás.

1. 15 días

Te pido los próximos 15 días de tu vida que los hagas diferente, dándole una oportunidad a esta simple y efectiva técnica de reprogramación del cerebro. De media tenemos unos 32.000 días de vida. Así que invertir 15 en algo que puede cambiar los próximos 12 o 20 mil días siguientes, no es una mala inversión.

“Un viaje de miles de kilómetros debe comenzar por un solo paso.”
Lao-Tsé

Así que hoy vamos a empezar este viaje. Da igual el día del año que sea, en este caso que estoy escribiendo este post, es justo FINAL DE AÑO. Pero hoy que lo estás leyendo no lo sea. Que eso no te limite.

Repito, date quince días a tu vida. Dos semanas que pasaran volando.

2. Mírate desde fuera

¿Que ves cuando te miras con los ojos de los demás? ¿Cómo te verías a tí si tu fueras un amigo a quien tienes que dar un consejo?

Tranquilo, no hay prisa. Piensa en hechos, mira tu entorno. ¿Te ves como te ven los demás?

¿Le das al mundo lo que espera de ti? ¿Él te dá lo que crees que deberías recibir?

 

3. Mira tu futuro

¿Cómo te ves en 20 años? Quizás es mucho pedir, a veces no nos vemos ni en 20 meses o incluso 20 días. Pero si no te ves en 20 años a tí mismo, busca a alguien que tenga 20 años más que tú que te gustaría imitar. Alguien que te inspire. Siempre te será más fácil intentar copiar que inventar.

¿Ya te ves? Ahora como crees que sería en 10 años. Que debería haber ocurrido para que en 20 sea ese futuro.

¿Y en 5?

4. Dirige tu vida y no ella a ti

¿Quien conduce el coche? ¿Tú o el coche? Que pregunta más tonta, ¿o no?

Pues tu vida es igual. Sólo tú la controlas. Sólo tú y nadie más puede decirte lo que es importante para tí. Sólo tú sabes que quieres en 20 años para ser más feliz.

Bajemos a este año que va a empezar. ¿Cómo te gustaría acabarlo?

Escribe 3 frases que harían tu pequeño “paso” hacia tu viaje de 1000 kilómetros. Tres frases detalladas, pero escuetas, que si este año se cumplirían, sería un año más feliz. No pretendas cambiar tu vida, ni el mundo que te rodea, simplemente hazte la pregunta a ti mismo de qué te daría un poquito más de felicidad a tu vida y hacia dónde quieres llevar tus próximos 10 años.

Te doy un ejemplo.

No pidas mucho dinero. Di, tengo un sueldo de 10.000 euros al mes.

No pidas ser feliz. Di, tengo una pareja que me quiere y cuida y me hace pasar momentos increíbles.

No pidas mucha salud. Di, estoy muy bien con mi cuerpo, hago ejercicio cada día que me da energía y soy imparable.

No quieras tenerlo todo. Desea sólo lo que realmente sea importante. No se puede tener todo. Nadie es más feliz por tenerlo todo. Sólo son felices los que tienen lo que desean tener.

Es más feliz el que quiere todo lo que tiene, que el tiene todo lo que quiere.

5. Evita interiorizar los problemas

Suena difícil, pero no lo es realmente. Trata tu vida como una empresa, en donde debes ser objetivo y menos emocional para que llegue a buen partido.

Interiorizar un problema te puede llevar a hacer cosas que no deseas. Piensa en tus próximos 20 años, ¿crees que lo que hoy es importante lo será en 20 años? ¿Crees que lo que fue importante hace 6 meses lo es ahora?

Si te das cuenta que lo único importante es como utilizas tu tiempo, verás que no desperdiciarás las oportunidades que te da la vida. Oportunidades que no podrás recuperar. Da igual el dinero que tengas o que hagas en un futuro, siento decirte que no podrás volver a repetir un minuto que ha pasado.

Nos la pasamos haciendo dinero pensando que eso nos va a recuperar el tiempo perdido. Luego vienen las arrugas que intentamos tapar con cremas y tratamientos. Vitaminas para tener la energía de los 20 años.

Disfruta el hoy, dale energía a tu día a día. No te arrepientas de nada… de-na-da. Así que empieza a vivir el presente, lo necesitas para el futuro.

6. Día 1.

Hoy y ahora. Una vez te veas en tu futuro ideal, perfecto, idílico, vamos a por el primer paso.

Tienes la lampara de aladino. Te apareció delante tuyo. Y te dió 3 deseos. Pero no los pediste y vino Dios con una mano divina. No. Los deseos ya los recibiste y conseguiste tu con poco esfuerzo, como por arte de magia.

Créetelo. Ya los re-ci-bis-te. ¿Ok?

Ahora simplemente vas a apuntar lo que te pasó. Por ejemplo:

Tengo un trabajo que me hace entusiasmar y crecer personalmente cada día.

o que tal algo más visual…

Tengo un ferrari rojo en el garaje, que me encanta conducir.

Estas 3 cosas que vas a apuntar que quieres para este año, las vas a apuntar como si ya las tienes. Sólo tienes que escribirlas en un papel y apuntar lo feliz que te hace tenerlas. Si te hacen realmente feliz hoy, te lo harán mañana. Si mañana ves que no eran de verdad, cámbialas no pasa nada. Pero que sean tres. Y repito, ya las tienes.

Ahora lee esas frases esta noche. Relájate primero. Justo antes de ir a dormir. Justo en ese momento de creatividad que te vienen todas las ideas a la cabeza. En ese momento nuestro cerebro entra en lo que se conoce como Estado Alfa. Ahí quiero que seas creativo imaginando y recordando lo placentero que es tener -ejemplo- el Ferrari en el garaje. Te gusta conducirlo. Te encanta su interior. Recorrer carretera. Te gusta. Te sientes feliz y mañana lo conducirás igual de feliz que hoy.

Dedica sólo 1 minuto, si quieres 2 o 3, pero no más. Cuando ya te lo imagines pasa a la siguiente frase. Y así hasta acabar e irte a dormir. Si tiene iPhone bájate Startmyday App que te ayudará a recordar.

Después de imaginarlas todas, mejor dicho –recordarlas ya que ya ocurrieron-, descansa tranquilo. No te esfuerces en creer una realidad alternativa, ni negarte. Sólo te pido que imagines que es como un recuerdo que ya tienes. Créelo de verdad, ya lo tienes.

A la mañana siguiente, repite el proceso. Justo al despertarte. Verás que la vida es más sencilla de lo que crees. No pierdes nada por probarlo. Y hazlo las próximas 2 semanas.

Eso sí, te pido un pequeño favor. ¿Que podrías hacer hoy para ayudarte a encontrar eso que deseas? Por ejemplo, ir a un meetup.com  y busca algo que se ajuste a ello. Ves a un evento, a una caminata, conoce gente. Abre tu mente y haz algo nuevo para este finde o esta tarde, o un afterwork.

Por último, a partir de que realmente lo creas, apunta las casualidades que te llevan a esa realidad.

Nada pasa por casualidad. Date sólo 15 días.

 

… Hablamos en 15 días?